VERBos, oracionES y textOS (realiza aquí tu consulta)

GLOSARIOS y enlaces lingüístico-literarios

Citas y frases célebres

29.1.14

PARCIALIDAD

>>

Tras el Claustro de esta tarde-noche, y tras ciertos comentarios directivos que considero inapropiados y manidos hacia mi quehacer docente, me surgen unas reflexiones a bote pronto. Vamos a ver:

[1] me ciño en los apuntes y actividades de curso al nivel de secundaria que imparto;
[2] informo sobre la puntuación de cada uno de los cuatro aspectos que conforman la nota final;
[3] incorporo en cada control o examen la puntuación pormenorizada de cada cuestión o pregunta;
[4] integro teoría y práctica en los 6 puntos del examen de contenidos (dos temas);
[5] uso un análisis sintáctico fácil de entender y corregir (representa 1 punto en la nota);
[6] bajo a 2 (sobre 6) la nota mínima en los exámenes de contenidos para hacer medias;
[7] explico el cómo hay que llegar al 4’5, que es la nota mínima para superar la asignatura;
[8] introduzco la posibilidad de superar la asignatura a través de recuperaciones o de nota media;
[9] entrego a cada alumno, tras corregir su examen, la fotocopia del mismo;
[10] obligo a hacer actividades en clase bajo supervisión y en un cuaderno que reviso periódicamente;
[11] distribuyo esquemas gramaticales propios para su uso durante la realización de estas actividades;
[12] permito la consulta de anexos literarios en las sesiones que así lo requieren;
[13] observo, controlo y corrijo diariamente la mayoría de estas actividades;
[14] dispongo de una página web para comunicar a alumnos y padres lo dado semanalmente;
[15] comunico en dicha web los exámenes realizados y su corrección pormenorizada;
[16] traslado a la misma apuntes lingüístico-literarios, propios y ajenos, adaptados a secundaria;
[17] elaboro esquemas de cada tema (4 por evaluación), y los dejo en conserjería y en la web;
[18] dejo copia de los libros que hay que leer en conserjería e información adicional en otra web;
[19] conciencio  constantemente a los alumnos sobre el aprendizaje reflexivo y no memorizando;
[20] recibo y contesto a cualquier padre-madre que me pida información sobre mi asignatura...

Sin embargo, y obviando este esfuerzo personal, como lo importante son las estadísticas, se me impone una justificación a tales porcentajes y se alude a ciertas quejas tramitadas fuera del RRI. Les da vergüenza reconocerlo, pero “aprobar” al mayor número posible de alumn@s se convierte en lo más importante por ser lo menos conflictivo. De ahí, que apenas hayan observado que sólo hay tres alumnas que han suspendido únicamente esta asignatura (2 en tercero y 1 en cuarto); el resto tienen dos o más. ¡Dios mío, que malo es parecerse a profesores tan estrictos como Clarín!

El alumno, ser indefenso al que en breve se le pedirá el sobreesfuerzo de no suspender simultáneamente Matemáticas y Lengua (como señala la Lomce), debe ser ayudado. Que para eso están los mágicos PTI y la imponderable PA, remedos para disfrazar la cada vez más extendida incomprensión lectora y escrita del alumnado. Realidad confirmada por el informe PISA. Incluso, sin tener idea, se alude a la posible falta de sintonía en el Departamento de Lengua cuando se trata de analizar oraciones (que no frases), habiendo como hay varios sistemas de análisis homologados posibles. ¡Cielo santo, como transforma a algunas personas la presión de los padres!

Qué digo yo, en aras de no discriminar al sector paterno en este importante y trascendental asunto, ¿si sería posible reunir a esos padres cuyos hijos suspenden tres o más asignaturas para pedirles que apliquen la simple medida de aconsejar a sus hij@s para que se dediquen a atender en clase y a repasar lo estudiado?  A fin de cuentas, ya que hablamos de cifras negativas, suponen el 66'25 % en 3º ESO (53/80) y el 43'10 % en 4º ESO (25/58). ¡Caramba, si se parecen bastante a mis estadísticas!
<<

2 comentarios:

Vicent S. Rius Bañuls dijo...

Hombre, como reflexiones a bote pronto resultan ocurrentes.

valentin g.valledor dijo...

Anote esta cita, pues: "El hombre vive en un mundo en el que cada ocurrencia está cargada con ecos y reminiscencias de lo que ha ocurrido antes. Cada acontecimiento es un recordatorio."

Mis ocurrencias parten de la más estricta realidad. No somos una guardería. El esfuerzo que yo realizo lo exijo de mis alumnos.